jueves, 18 de octubre de 2007

Aleluya Alemayehu

Leo una noticia que me produce un sentimiento contradictorio.
Un hombre de origen africano, Alemayehu Bezabeh, que ha vivido durante tres años en España en malas condiciones, como la mayoría de personas que atraviesan las fronteras de un país sin pedir permiso (el mío lo tienen desde siempre, si sirviera de algo), resulta que es un atleta con unas marcas impresionantes. Este hecho le llevará a obtener el permiso de residencia y seguramente la nacionalidad.
Por un lado, siento alegría por él, mucha, porque el camino que le ha llevado hasta este momento ha debido ser muy duro. Pero por otro lado siento rabia, mucha rabia porque desearía que todas las personas que quisieran venir a mi país fueran atletas con estupendas marcas.
La inmigración sólo nos interesa cuando nos da reputación, o cuando podemos abusar de ella.
¡Ah! Es que este hombre no es un inmigrante, es un atleta.

5 comentarios:

Mariano dijo...

He estado a punto de escribir una entrada sobre lo mismo y en la misma línea esta mañana al leer la noticia, pero me dio pereza.
Ahora me alegro porque has expresado muy bien lo que iba a decir.

mexileña dijo...

si es que yo a veces soy zurda...

Mariano dijo...

Yo más bien diría que a veces disimulas siendo diestra.

mexileña dijo...

jajaja
cierto cierto
pero se me acaba viendo el plumero...

Clandestino dijo...

Tontita.