martes, 27 de febrero de 2007

Filosofía

16:30. Carretera de Andalucía. Doscientos kilómetros para Madrid.
Estamos adelantando a un camión. En la parte trasera de éste se puede leer:

Kiko te desea el doble de lo que tú le desees a él.

Ojalá fuese capaz de resumir en una frase tan clara mi filosofía de vida

2 comentarios:

Mariano dijo...

Para mí es un signo de inteligencia la filosofía difusa. Evidentemente es bueno tener unos pocos cimientos, pero de los especiales para terremotos, que sean flexibles e intercambiables.
Aunque es cierto que a veces estaría bien poder resumir ciertas cosas en apenas cuatro palabras.

olvidado dijo...

Cuando era monitor de niños les hacía un juego que consistía en escribir de forma anónima algo que querías que hiciese alguno de los compañeros. Siempre elegían algo que intentara ridiculizar a otro pero al final eran ellos mismos los que tenían que hacerlo. El juego se llamaba "No desees para los demás lo que no desees para tí". Creo que es una buena lección para un niño, ojala nunca la olviden.