jueves, 15 de febrero de 2007

Pánico, que no miedo

Hubo un tiempo que soñaba que gritaba, con verdadero pánico, dejándome la garganta en ello, y cuando despertaba nunca lograba saber si de verdad soñaba o gritaba.

Y ese pánico se quedaba en mí un buen rato tras abrir los ojos. Nunca supe si era yo o él el que no quería desprenderse del otro.

7 comentarios:

Peorparaelsol dijo...

Madre miá los sueños...yo como sueñe una noche algo especial (especial me refiero a algo novedoso ya que normalmente sueño tontreias) o sueño con alguien del pasado que me trae bonitos recuerdos luego me paso todo el dia tontísima pensando en el sueño. y tambien me ocurre a veces que me despierto y recuerdo haber soñado algo que me gusta y enseguida cierro los ojos para recuperar la sensación de nuevo

Mariano dijo...

Mexileña, llevas años de retraso escribiendo. Cada vez que lo leo una entrada tuya lo tengo más claro. Así que ya nos puedes resarcir con entraditas diarias o, incluso, con algún relatito de ida y vuelta...

Clandestino dijo...

Yo sueño mucho, sobre todo despierto. No sabría vivir sin eso.
Me uno a Mariano en el deseo. Queremos más entraditas, aunque sean de oferta.

mexileña dijo...

La verdad es que le subís la moral a cualquiera, qué gusto...

Yo también sueño mucho despierta Cladestino, y tampoco podría vivir sin ello...activamente, por supuesto.

vespa dijo...

Pero ¿qué era lo que tenías que escribir?
¿Entradas o relatos?, o quizá fuera una colección... me he perdido... Pero por supuesto que debes seguir escribiendo.

Clandestino dijo...

Relatos en oferta.
Entradas pasivas.
Mariposas activas.

mexileña dijo...

Cómoo me gustan esas tres palabras...aunque me quedo con activa...