viernes, 16 de febrero de 2007

Decisiones

Me dice que está ahí para lo que quiera, y sabe que no es verdad. No está para lo que yo quiera. No está para comprender, o para intentarlo al menos. Simplemente no está, lo demás es accesorio.

Hace ya mucho tiempo mi decisión provocó otra, y otra y otra, y su renuncia a tratar de comprender. Sólo con un intento me bastaría, pero ni siquiera me concede eso.

Nuca he pedido nada, no me gusta, no me sale. Ni siquiera que no me abandonara. Y lo hizo. Pero de eso hace ya mucho tiempo, y casi lo tenía olvidado. Casi.

6 comentarios:

vespa dijo...

Yo, hace muchos años, también me sentí abandonada, igual que tú, pero la vida da muchas vueltas, y esa persona luego me ha sorprendido muy gratamente. Perdimos nuestros caminos, dejamos de comprendernos, bueno en realidad, yo deje de comprenderla, pero nos hemos reencontrado.
El problema suele venir cuando intentas juzgar a la otra persona, y no comprenderla, yo creo que ahí está el problema.
Nunca sabes que va a pasar en el futuro, y aunque ahora te parezca mentira, todo puede pasar...
Y bueno como hoy es el día de Sabina en la comunidad bloggera ahí va esto:
Resumiendo,
sabes dónde estoy,
resumiendo,
si me llamas voy,
resumiendo,
no me hagas hablar.
Resumiendo. Joaquín Sabina

mexileña dijo...

Y si me dan a elegir, me quedo contigo...

La Gata dijo...

El abandono es algo más que hay que vivir y aprender para ser una persona completa.
Yo no lo soy porque nunca me he sentido abandonada, me imagino que cuando lo veo venir no doy lugar.
Miedo al rechazo, uno de los peores temores que existen porque la que acaba rechazando a todo y todos eres tú.
Y hay abandonos que son muy positivos, sobre todo por lo que viene después.

La Gata dijo...

Me he dado cuenta que esto es como muy personal y me he entrometido, no? bueno, lo siento. Es que he regresado con las pilas cargadas.. jejejeje

mexileña dijo...

Gata, cada una al final tiene sus propias experiencias así que no te entrometes para nada.

Pero la verdad es que cuesta asumir que te han abandonado sólo por una decisión que legítimamente tomaste...y que no le incumbe a nadie más que a ti misma. Pero como bien dices, hay que aprender de ello y seguir adelante.

Mariano dijo...

Ya que se puede meter baza... (joder, ahora que se puede no sé qué decir, porque ya está todo dicho).
Hay cosas que por desgracia no se pueden cambiar, pero por suerte uno puede acomodar su vida a pesar de esas dificultades. No es lo perfecto, pero es que la vida no es perfecta, ¿o sí?