lunes, 15 de septiembre de 2008

Si adoctrino yo, sí vale

Hoy he escuchado que la Espe, nuestra maravillosa Presidenta, decía, con respecto a la asignatura Educación para la ciudadanía y Derechos Humanos, que los valores los tienen que transmitir las familias a los hijos (criticando los valores contenidos en dicha asignatura).

Evidentemente, esto es así, quiera o no la señora presidenta. El problema viene cuando las familias no trasladan valores universales como el respeto, en general, y el respeto a las diferencias en particular (y digo diferencias: de opinión, de forma de vida, de color, de elección, de origen…). Pero esto es difícilmente evitable y no lo va a cambiar una escuela que imparta esta asignatura, porque, como digo, los valores los transmite, fundamentalmente, la familia.

Pero eso no quita que las escuelas y otras instituciones educativas practiquen eso que hace ya años se denominó Educación en valores (y aquí me acuerdo del Abuelo, el primero que me habló de Lucini, para mi fortuna). En valores universales como la ternura, el respeto, la solidaridad, la generosidad, la libertad, la responsabilidad individual y social, la igualdad…que es lo que, definitivamente, esa asignatura promueve.

La polémica existente es, sencillamente, falsa, y creada para levantar a una parte de la sociedad que se niega a asumir que ésta evoluciona, como todo ente. Basta con leer la LOE para comprobarlo. El currículo plantea un contenido de mínimos, que cada editorial de libros de texto adapta a su ideario, y cada escuela utiliza el libro de texto que más se adapta, al mismo tiempo, a su doctrina. Y puedo asegurar que hay libros en los que, por ejemplo, no se habla de los tipos de familia que existen en la sociedad española, sino de la ÚNICA familia que existe para ellos (católica, apostólica y romana). Porque el resto, simplemente, no existe. Tan fácil como comprar libros de Everest, Casals…

Pero, aparte de esto, a mí me encantaría que la Espe fuera coherente con lo que dice, y lo aplicara, no sólo a lo que a ella le conviene (es decir, prohibiendo la asignatura, cosa ilegal por otro lado), y que prohibiera la existencia de colegios privados y concertados (en Madrid, fundamentalmente católicos), estandartes -cada uno a su estilo- de unos valores y doctrinas particulares (y en ocasiones, muy excluyentes y elitistas).

Señora Espe, hágalo por favor, prohíba el adoctrinamiento. Pero todo, no sólo el que no le gusta.

6 comentarios:

Irreverens dijo...

Ay, niña, si te hiciera caso la Espe... significaría que todo en este mundo tiene solución (y que realmente evolucionamos).
:-/

Un besazo

geminisdespechada dijo...

y encima no deja educar a tus hijos en tu casa, no? en fin..

Jovekovic dijo...

¿ Estás insinuando que los políticos mienten como bellacos, sobre todo si son unos fascistas de m... como Espe,Aznar y/o Bono?

Mariano Zurdo dijo...

Adoctrina, que algo queda...

Mita dijo...

Hola Mexi, qué es el changarro?
He recibido un e-mail de Albert Espinosa, al parecer estrena su primera peli en Madrid el 3.10, se llama No me pidas que te bese porque te besaré.
ea, a disfrutar de Lavapiés tu que puedes!
Besos

mexileña dijo...

Hola Mita!
Un changarro en México es una tienda, un negocio, que muchas veces está en la calle.
Gracias por la info y por tu visita, aunque no sé quién es Albert Espinosa, ¿está en el festival El ojo cojo?
Besos.