jueves, 12 de abril de 2007

¿Cosas sin importancia?

Aún me dura el disgusto que tuve la semana pasada por un accidente que presencié y en el que, de alguna manera, estuve implicada.
Íbamos de vuelta a casa de una amiga, caminando, tras pasar todo el día fuera. Al pasar por una casa salieron –de una puerta aparentemente abierta- dos perros que se abalanzaron hacia nosotras –éramos tres-, un pastor alemán jovencito y un fox terrier. El pastor alemán nos asustó bastante, porque, como digo, se abalanzó ladrando hacia nosotras, y nos quedamos petrificadas, sin movernos (era un perro bastante grande). Cuando vimos que paró de ladrar y se tranquilizó un poco, seguimos nuestra marcha, pero el perro nos seguía, acercándose demasiado y ladrando y, sinceramente, daba un poquito de miedo. El susodicho perro iba ladrando además a todos los perros de la zona (era una zona de casas, residencial), e iba y venía de nuestro lado, algo agresivo y como perdido, desorientado. Yo en un momento grité hacia la casa de la que habían salido, consultando si era su perro (un poco enfadada), pero nadie contestó, y no quise acercarme a la casa por si el perro sentía que me metía en su terreno y me atacaba.
Bueno, pues tratando de quitarnos al perro de encima (cambiando de acera, acelerando el paso, etc.) me giré un momento y ocurrió algo que no me podía haber imaginado: vi caer al suelo a un motorista y pasar delante de mí, éste y la moto por otro lado (¡qué susto!) a cierta velocidad (era una moto de gran potencia). Acudimos corriendo a socorrerle, muy asustados, y afortunadamente no se dio ningún mal golpe. Se levantó asustado, sin poder hablar y una persona que salió de un coche, y que era de la zona, llamó a la policía. Él pudo llamar a su familia que vino enseguida, asustados. Tenía el pantalón roto y en la rodilla una herida importante, pero aparentemente no se había roto nada. Entre cuatro personas levantaron la moto (imaginaros lo que pesaba…) y enseguida vino la policía. Una de mis amigas vio muy claro que el motorista se asustó por el perro, que iba como loco y pareció echársele encima, y del susto, frenó de golpe, no controló la moto y cayó al suelo(él corroboró esto posteriormente cuando ya se hubo tranquilizado).
Una vez vino la policía, muy rápidamente, nos pidieron los datos para testificar, y fuimos a identificar al perro a la casa de la que había salido (tras el accidente el perro seguía desorientado, en medio de la carretera, provocando un pequeño caos) pero pasado un tiempo desapareció y apareció en la casa de la que había salido, cuando fuimos con la policía a identificarlo. De ella salió un hombre, de unos 75 años, que nos dijo que no entendía cómo el perro –que era de su hijo y su yerna y que no estaban en casa- se había escapado de su casa.
Bueno, el caso es que me sentí fatal porque había sido todo un puñetero accidente, seguramente por un despiste, o porque el perro la había abierto (lo estaban llevando a adiestramiento según dijo). Posiblemente el de la moto denunciaría a los dueños del perro (de hecho dijo que se les iba a caer el pelo…), y el padre de los dueños pasaría un muy mal rato.
No dejo de pensar que si hubiera sido algo más valiente hubiera entrado en la casa para avisar a los dueños del perro al principio. Y nos hubiésemos ahorrado todos este disgusto. Es curioso como una serie de circunstancias que aparentemente no tienen más importancia acaban liando las cosas, y cómo, realmente, estas pequeñas cosas tienen a veces más importancia de lo que pensamos, porque pueden complicar la vida, la nuestra y/o la de otros. Con lo complicada que ya es. Vaya mierda.

7 comentarios:

Peorparaelsol dijo...

Yo creo que no debes sentirte culpable ni muchísmo menos. no tuviste la culpa, ni el motorista. La gente que tiene perros tien consigo una responsabilidad y no puede dejar abiertas las casas como si tal cosa. un besote!

Mariano dijo...

¿Sentirse culpable por tener miedo? No Sharita no, repite conmigo NO.
Hoy no te mando beso ni abrazo sino APAPACHE.

vespa dijo...

Pues yo, analizando mucho la situación, creo que hicimos lo que teníamos que hacer, cualquier otra solución quién sabe si no hubiera sido peor, sinceramente creo que hicimos lo que podíamos hacer.

mexileña dijo...

Es que la evidencia de que por no haber hecho algo, se hubiera evitado todo esto, jode, la verdad. Evidentemente nadie nos imaginábamos que pasaría lo que pasó...En fin, gracias por los ánimos, la verdad es que escribirlo ayuda a sacar los demonios...

Mariano dijo...

Habrá que reescribir la canción (video kill the...) y decir que el blog mató al psicólogo...

La interrogación dijo...

Cúmulo de circunstancias que probablemente nadie habría podido controlar.
Lo bueno o lo malo de esta vida es que por mucho que pienses en los " y si.." posibles no habrá nada que cambie la realidad.

mexileña dijo...

Cierto la interrogación, la verdad es que los "y si..." son un mal invento y no aportan nada bueno...